Separación y divorcio

La separación y el divorcio tienen los mismos efectos pero sólo el divorcio disuelve el matrimonio y posibilita un nuevo matrimonio. Toda persona puede separarse o divorciarse a los tres meses de casarse, sólo en el caso de que exista riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos e hijas de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio se puede solicitar la separación o el divorcio al día siguiente del matrimonio. Es decir, podrá decretarse judicialmente la separación o divorcio sin que exista ninguna causa. Cualquiera de los cónyuges puede iniciar el procedimiento de separación o de divorcio con o sin consentimiento del otro.

Bajo este capítulo se presenta una problemática que se puede afrontar en tres momentos:

1) Consulta previa antes de tomar la decisión de divorcio-separación-ruptura de la pareja, bien de mutuo acuerdo o contenciosa, analizando los distintos aspectos de la pareja, en su dimensión personal y familiar, teniendo en cuenta factores fiscales, laborales y mercantiles en función de las realidades patrimoniales de los mismos divorcios.

2) Desde una labor conciliadora siempre presente en el mutuo acuerdo hasta la creación de una estrategia de oposición en un duro contencioso son muy convenientes en esta fase previa.

3) Asistencia judicial en todos los trámites de mutuo acuerdo hasta sentencia o defensa inmediata en el procedimiento contencioso presentando pruebas a fin de obtener la sentencia mas favorable al cliente tanto en medidas previas como en resolución definitiva, sin olvidar la posibilidad de la reconducción a un mutuo acuerdo.

Seguimiento posterior de la problemática de la pareja y su familia tanto a nivel de impago de pensiones, actualización de las mismas, cumplimiento de la sentencia o convenio, etc. Existe una modalidad de separación y divorcio express a precios muy asequibles. También advertir de la posibilidad de liquidación del patrimonio de la pareja bien en sede judicial o notarial con bajos costes y analizando su trascendencia fiscal.