graduacionAlbertoGarcia

Con la venia, señoría: los deportistas que cambian la pelota por la toga

En mitad de su carrera, algunos futbolistas graduados en Derecho optan por colgar las botas para centrarse en las leyes. Este verano, el portero del Rayo se graduó en la escuela de Garrigues

Para el futbolista Alberto García Cabrera, este verano ha sido intenso en cuanto a cambios se refiere. A principios de julio, el Rayo Vallecano oficializó su llegada al equipo de cara a la próxima temporada tras ser cedido por el Getafe. Unas semanas después, García se graduó del máster en Gestión Deportiva SBA Sport Business Administration del Centro de Estudios Garrigues como número uno de su promoción.

“La formación en general, y no hablo solo de títuloses fundamental para ser competitivo el día de mañana“, explica en conversación con este diario mientras va a entrenar. “Tengo ganas de aprender, de saber. En el futuro, quiero seguir vinculado al mundo del deporte, pero de otra forma“.

El deportista, que por ahora no tiene ninguna intención de dejar el fútbol, también está estudiando el grado en Derecho gracias a una universidad a distancia. “Tres o cuatro asignaturas al año”, especifica. Todavía no sabe si ejercerá como abogado o se volcará en asuntos de gestión deportiva, pero sí tiene claro que la formación jurídica es un plus. “Cada vez se demandan perfiles más cualificados”, explica a El Confidencial, al tiempo que señala que su condición de jugador aportará un valor añadido a su currículo.

Y es que, aunque todavía falte tiempo para ver a Alberto García fuera del campo, no será el primer deportista que deja el balón por el mundo de las leyes. Fernando Carmona (Badajoz, 1951) fue durante 10 años árbitro en Primera División y, aunque sea un colchonero confeso, puede presumir de haber pitado un Barça-Madrid.

Licenciado en Derecho y profesor en la Universidad de Zaragoza, hizo pública su renuncia como árbitro en 2005 tras declararse “desencantado” con el trabajo. Más tarde, empezó a trabajar como abogado laboralista. Hoy, es concejal en el Ayuntamiento de Badajoz por el PSOE.

Otro ejemplo es el de José Lasa, prometedor jugador de baloncesto en los años noventa. En 2003, con apenas 29 años, dejó las canastas para ejercer la abogacía. Tras cursar dos másteres, fichó por el prestigioso despacho Cuatrecasas como especialista en derecho laboral en el ámbito deportivo. Actualmente es socio de Laffer Abogados, una firma multidisciplinar presente en Madrid, Bilbao y Pamplona.

A esta particular lista se suma el nombre de Maheta Molango, actual consejero delegado del Real Mallorca, quien en las últimas semanas ha estado en el ojo del huracán por la bajada del equipo a Segunda B.

Tras ejercer como futbolista profesional durante unos años, en 2007 se incorporó a Baker & McKenzie, despacho en el que permaneció durante casi una década. Molango está licenciado en Derecho y Ciencias Políticas y cursó un LLM en Estados Unidos, amén de contar con experiencia docente en varias universidades. Desde comienzos del año pasado es directivo del equipo insular.

Cierra esta selección el exfutbolista Sebastián Losada, más conocido como ‘el Pipiolo’. El que fuera uno de los delanteros más prometedores de los noventa también dejó el fútbol antes de los 30 para centrarse en las leyes.

Una salida que no le borró totalmente del mapa, ya que en 2004 anunció su candidatura a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Le derrotó Ángel María Villar, que fue detenido en el marco de la operación Soule junto a su hijo Gorka.

 

Fuente: El Confidencial